Sopa de Letras, Juego de Observación
Hombres de Ciencia Argentinos

JUEGO DE OBSERVACIÓN: SOPA DE LETRAS CON CIENTÍFICOS ARGENTINOS

>Inicio >Menú Juegos Pasatiempo >Juegos de Ingenio

JUEGO SOPA DE LETRAS

 

 

 

Buscar Información en el Sitio

 

Juegos de Ingenio Sopa de Letras Cuadrados Mágicos Juego de Memoria Las 7 Diferencias Armar Puzzles Láminas Para Colorear Juegos Flash

Juegos, Acertijos, Pasatiempo Divertidos en Flash Para PC-Escritorio
 

 
 

ETAPA OSCURA DE LA CIENCIA ARGENTINA
FUGA DE CIENTÍFICOS ARGENTINOS

Según Marta Slemenson, como resultado de la intervención del 29 de julio de 1966 y la violenta irrupción de la policía esa misma noche en algunas facultades (hecho que fue suficientemente importante como para tener repercusión en los más importantes diarios de Estados Unidos) en la UBA renunciaron cerca de 1380 docentes e investigadores, 70% de los cuales pertenecían a la FCEyN. De acuerdo al físico José Federico Westerkamp, en el Departamento de Física renunciaron 17 profesores y quedaron sólo dos (no por estar de acuerdo, es claro, sino por creer que había que quedarse a defender la universidad); también se fue el 95% de los auxiliares docentes.

Tres meses antes del decreto fatídico, Houssay había pronunciado una conferencia en Río de Janeiro sobre emigración de científicos argentinos, en la que afirmaba que, en 1945, "un número importante de argentinos" dedicados a la ciencia había dejado el país hacia Estados Unidos, Brasil, Venezuela y Europa. En 1965, un año antes del nocturno episodio, el sociólogo Enrique Oteiza señalaba que entre 1959 y 1964, 5240 personas calificadas cuyo último país de residencia había sido la Argentina, habían ingresado en los Estados Unidos. La mayor proporción correspondía a ingenieros (984), maestros (925) y médicos (973). El mismo autor, en un trabajo posterior de 1998, señala que la población de graduados universitarios argentinos en el exterior era en ese año de alrededor de 30 a 50.000, sobre una población de expatriados de 800.000 a 1.000.000 y comparada con la cifra de 15.000 investigadores activos en la Argentina en ese momento.

El "drenaje de cerebros" es un hecho bien conocido sobre el que mucho se ha discutido (aunque las cifras que pueden dar una estimación real del fenómeno escasean). Es evidente que viene afectando la ciencia argentina desde comienzos de la segunda mitad del siglo XX. Situaciones políticas y golpes militares funcionaron como un acelerador de la expulsión, que sin embargo se registra también períodos de relativa estabilidad , debido a la búsqueda de mejores perspectivas y profesionales.

AVANCES EN LA ASTRONOMÍA ARGENTINA: En la década que va de 1956 a 1966 se crearon en nuestro país una serie de instituciones astronómicas. En 1957, se estableció el Instituto de Matemáticas, Astronomía y Física (desde 1983, Facultad de Matemáticas, Astronomía y Física) en la Universidad Nacional de Córdoba, bajo cuya dependencia estuvo el Observatorio desde 1954. La propuesta fue impulsada por Gavióla durante su gestión como director entre 1956 y 1957, pero el Instituto fue inaugurado por Livio Gratton (1910-1991), debido a la renuncia de aquel, y pronto asumió la dirección Ricardo Platzek. En los primeros meses de 1958 se creó la Asociación Argentina de Astronomía, en el Observatorio de Córdoba.

Entre 1965 y 1974, por un convenio entre la Yale-Columbia Southern Station y la Universidad de Cuyo, se instaló en El Leoncito el Observatorio Austral Yale-Columbia, con un telescopio astrográfico doble de 50cm. Fue dedicado al estudio de los movimientos propios de estrellas australes como contrapartida de un programa en el observatorio Lick de California, de lo que a la larga se hizo cargo Carlos Cesco, a la sazón director del Observatorio Félix Aguilar. En el mismo lugar se instaló en círculo meridiano cedido por el Observatorio Naval de los Estados Unidos, destinado al estudio de las estrellas de referencia del hemisferio sur.

En 1966 se inauguró el Instituto Argentino de Radioastronomía (IAR). El IAR fue creado por una oferta en 1957 de Merle Tuve, entonces director del Departamento de Magnetismo Terrestre de la Carnegie Institution. Al año siguiente la Universidad de Buenos Aires creó la Comisión de Astrofísica y Radioastronomía, constituida por Félix Cernuschi (1907-1999), Humberto Ciancaglini y Enrique Gavióla, que había trabajado con Tuve.

Ver: Científicos Argentinos

Fuente Consultada: Una Gloria Silenciosa Dos Siglos de Ciencia en Argentina miguel De Asúa

 


Políticas de Privacidad